Un día en la vida de Shaio - Najash

Un día en la vida de Shaio

Najash blog mochilas y mujer tejiendo

La tarde cae sobre Cucurumana, al norte de Colombia, el amarillo se entrelaza con el carmesí y ella sigue tejiendo sin sentir el transcurrir de las horas ni el calor agobiante. Bajo el árbol de dividivi, sus manos tejen sin parar a un ritmo lento con una cadencia marcada por los ires y venires del hilo de colores. El rojo aparece, el negro desaparece, puntadas blancas enmarcan un gráfico que lentamente se va revelando.

Shaio tiene 30 años, es una mujer que pertenece al pueblo indígena wayuu, el cual habita la península de la Guajira en el extremo norte de Colombia. Toda su vida la ha dedicado a la tejeduría en crochet de mochilas y hamacas para su familia y su comunidad. Sus manos dominan una técnica ancestral donde se transmite la herencia cultural de varias generaciones wayuu.

Cuenta la leyenda que Wale-keru, una araña, le enseñó a tejer a la primera mujer wayuu. Esta mujer transmitió su conocimiento a su hija y su hija a su nieta. Kanas, se le denomina a la máxima expresión de la tejeduría wayuu, es el arte más antiguo de esta comunidad. Las indígenas wayuu plasman su visión del mundo y de la vida en cada mochila. Los elementos de la naturaleza se representan en abstracciones gráficas geométricas que se caracterizan por su exuberante belleza y colorido.

El clima de la Guajira es inclemente. El calor alcanza los 40 grados centígrados, la tierra es árida, el polvo recorre todos los rincones de las rancherías. Las costumbres y el estilo de vida de esta comunidad permanecen intactos a pesar del paso del tiempo. Las mujeres son muy importantes dentro de su sociedad, su carácter se ha forjado con el tiempo, son independientes, son fuertes. Tejer mochilas les ha permitido expresar sus sentimientos. A través de colores y formas cuentan su camino por el mundo, cuentan sus tristezas, su dolor, su alegría y sus sueños. En cada mochila hay un pedazo de su alma, de su corazón que se queda entrelazado en los colores del tejido. Estas mochilas son únicas, no hay dos iguales, cada patrón y cada combinación de colores es irrepetible.
Estas mochilas son inigualables, tanto como las mujeres wayuu.

Noche tras noche bajo la luna del caribe, estas creaciones alcanzan vida a través de la destreza y dedicación de las indígenas wayuu. Shaio en su silencio sigue tejiendo hasta terminar una mochila wayuu que se lleva un poco de su alma para llenar de color el mundo.

Las mochilas wayuu están entre los elementos insignias de la cultura colombiana. Son un orgullo nacional. Además, son conocidas mundialmente, pues han llevado los colores de nuestro país a muchos rincones del planeta. Cada mochila es realizada en dos semanas de arduo trabajo por una mujer wayuu. Najash respalda y apoya a cada una de ellas, quienes reciben el pago justo por su labor artesanal. Najash exalta los valores de estas mujeres y admira la grandeza de sus destrezas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay productos